En el mercado hay una gran variedad de modelos y tipos de pulverizadores o fumigadoras, cada uno con características y ejecuciones distintas, lo cual nos puede confundir al querer comprar una. 

A la hora de elegir una fumigadora debes tomar en cuenta el área de trabajo a cubrir, ya que cada proyecto es distinto. Lo importante para cualquier trabajo de fumigación es la cantidad de líquido que se pueda almacenar en el depósito de la fumigadora. Además, otro aspecto que debes tomar en cuenta es la frecuencia de uso.

Tipos de pulverizadores o fumigadoras

Si lo que buscas es un equipo económico y para trabajos ocasionales lo que necesitas es una fumigadora a presión o manual. En caso que tus proyectos sean más profesionales, lo ideal es que adquieras un equipo con motor,  ya que te brindará mayor alcance.

Fumigadoras con motor

Son equipos con sistema de generación de presión y con depósitos de gran capacidad. Brindan gran alcance, debido a la presión y equipos como las lanzas con extensiones.

Fumigadoras de mochila

Son máquinas potentes y versátiles, se pueden utilizar para grandes áreas, ya que cuentan con gran velocidad de expulsión del aire. Además, cuentan con un depósito con gran abertura de llenado.

Fumigadoras manuales

Son máquinas más sencillas y económicas, se pueden utilizar en proyectos más residenciales. Se pueden utilizar para eliminar hierba, desinsectación o aplicar abono.